miércoles, 16 de enero de 2019

Presentación del Ciclo de cine "El ojo partido" a cargo de Pedro G. Romero


El Dorado Sociedad Flamenca Barcelonesa en colaboración con la Filmoteca de Catalunya abre el año con la presentación del Ciclo de Cine “El Ojo Partido. Forma, informe y deforme entre cinematógrafo y flamenco” según proyecto de Pedro G. Romero que comprende la exposición de 27 películas y un concierto de clausura.



Presentación del Ciclo a cargo de Pedro G. Romero y proyección de las películas Un Perro Andaluz de Luis Buñuel. 1929. 21 min. Fragmento (Tiento) de José Val del Omar. 1970. 3 min. Miercoles 16 de Enero de 2019 a las 20:00 Hs. Entrada libre. Sala Sandaru. Calle Buenaventura Muñoz, 21. Barcelona. 08018


Dice Pedro G. Romero al respecto. El flamenco no es solo una expresión particular de la música y el baile, es también un campo cultural, un hecho social total como dirían los antropólogos. Sólo así se entiende, por ejemplo, cómo el tango se incorpora a su acervo musical desde finales del siglo XIX como un elemento rítmico ajeno pero que los flamencos saben hacer propio. En ese campo expandido se produce una especial concepción estética, que se va mudando a través del tiempo, pero que va manteniendo elementos retóricos y expresiones vitales que lo caracterizan. La relación del flamenco con la bohemia, las vanguardias y la contracultura ha generado significativas producciones culturales a lo largo del tiempo, un campo de fricción y atracción especialmente fértil para entender, en nuestro tiempo, esto que llamamos clases creativas, cognotariado artístico o clases culturales. Este ciclo pretende acercarse a uno de esos episodios, el que se produce en el campo del cinematógrafo, con préstamos y construcciones que conformaron muchos de los rasgos del campo cultural que es el flamenco. El flamenco, su construcción estética, parte a menudo de un malentendido. Para la afición y los propios artistas es un arte de “texto”, sujeto a unas formas muy determinadas y perfiladas, pero desde fuera, desde la mirada exótica -e incluso desde la mirada colonial-, se aprecia como un arte de “acontecimiento”, donde la improvisación, el arranque pasional y la pulsión primitiva lo constituyen fundamentalmente. El cine es un lugar privilegiado para entender las paradojas que fundamentan este malentendido. El cine y el flamenco comparten cronología, al menos desde que Edison filmara las viejas peteneras de la bailaora Carmencita (la primera mujer captada por un dispositivo cinemático) en los albores de ambos géneros. Lo importante, claro, no es sólo cómo el ojo cinematográfico ha captado el flamenco sino cómo el dichoso aparato lo ha construido o contribuido a su construcción al menos. El origen popular y lumpen de este arte, a menudo fuera del campo cultural de las letras, ha privilegiado desde luego la mirada y la imagen frente a la lectura periodística y las novelas, hasta ahora fuentes casi exclusivas para los estudios culturales flamencos. No leían pero si veían. Primero en el teatro y, después, sobre todo, en el cine. Curiosamente el cine fue uno de los primeros competidores comerciales del flamenco, y precisamente por eso, el prestigio del contrincante daba legitimidad y reconocimiento. Ahí estaba la Niña de los Peines compitiendo en el Kursaal de Sevilla con las sesiones de Charles Chaplin o la exigencia de José Cepero y Luis Maravilla, ya en los años treinta, desde la sección de flamenco de UGT, exigiendo que por cada cinco sesiones de cine, se pusiera una de flamencos. Pero, además, desde la valoración de la bohemia (literalmente, lo gitano), la mirada orientalista es compleja en el caso del flamenco, especialmente cuando este es entendido desde el cine de vanguardia. La tensión entre el formalismo y lo grotesco inaugura esa forma de mirar cuando el cine francés -especialmente la llamada “vanguardia impresionista”- fue empujado a filmar en España por causa de la Gran Guerra. Lo español, lo andaluz, lo gitano, o sea, lo flamenco, se convierte en un espacio experimental tanto para el refinamiento de un sublime estético como para la deyección del bajo materialismo. Y esa tensión antagónica entre formalismo e informalismo es, finalmente, la que va construyendo el género con un alcance que hasta ahora no se ha medido con justicia. Como Gerhard Steingress y José Manuel Gamboa han demostrado, París y Nueva York son las capitales privilegiadas desde las que se articula esta mirada constructiva sobre el flamenco. En concomitancia con el pulso general de las artes y las vanguardias el flamenco circuló ahí, atendiendo a formas, discursos y obsesiones muy concretas, excéntricas y sublimes muchas veces, con una determinada función en el reparto de lo sensible. Lo flamenco aparece entonces como espacio de experimentación propia del género musical y dancístico pero también etnográfico, en distintos sentidos: desde la vuelta adánica de cierto primitivismo que nos concilia con el medio natural y las pulsiones básicas hasta la exaltación grotesca que culmina nuestras fantasías lumpen (sexo, drogas, delincuencias). Lo flamenco es entonces un campo cultural, una ficción que toma desde la construcción artística su carta de naturaleza, que va más allá del cante, el baile o la guitarra. El cine mudo, por ejemplo, tuvo que ser flamenco así, con la pantomima y el despliegue semiótico de signos culturales que ambientaba el piano de cada sala con los tópicos que se entendían como música española en cada momento. El flamenco es, entonces, un medio. Igual que el cinematógrafo pero no ligado a la técnica, más bien a ciertas artesanías, a determinadas formas-de-vida, a un entendimiento de la expresión y el lenguaje que no diferencia entre naturaleza y cultura, es más, los concilia, los reconcilia, trabaja disolviendo lo que separa la barbarie de la civilización. Esos son los impulsos que configuran la afición al género, los distingos que produce frente a otras artes y otras músicas populares, esas son las construcciones retóricas que hacen al flamenco. Entendemos nuestro ciclo como un recorrido por los altibajos de esta construcción visual que es el flamenco, desde un cruce entre el cine de variedades y el de vanguardia que lo caracteriza, muy en línea con la modernidad heroica de los primeros ismos, siguiendo esa dialéctica de las imágenes entre forma e informe, antes de que el giro etnográfico (documentales antropológicos, estudios sociales, reportajes turísticos sobre el color local) de los años sesenta fagocitara definitivamente las representaciones visuales del género flamenco.


EL DORADO Sociedad Flamenca Barcelonesa



domingo, 13 de enero de 2019

Juan Antonio Suárez Cano "Canito"


Sabemos que la música es vibración, pálpito, energía… Eso es algo que uno intuye desde que nace a ella, desde la primera vez que siente como su alma resuena con una nana, con una respiración, con unas palmas, con una guitarra. Este jueves visita la Sala Sandaru un músico que nos invita con su guitarra a sentir la música de la misma forma que él la intenta amasar: con naturalidad, sin fronteras mentales, sin pensar en ella.

Juan Antonio Suárez “Canito” Concierto de guitarra

Jueves 17 de enero de 2019 a las 20:00 Hs. 
Entrada 12 Euros (socios gratis)
Sala SandaruCalle Buenaventura Muñoz, 21. Barcelona. 08018.


Juan Antonio Suárez Cano “Canito” (Barcelona 1971) pertenece a esa generación de guitarristas formados en Barcelona que llevados de su inquietud emigraron a otras tierras para seguir su carrera y ampliar horizontes. Tío Remolino –padre- y Manuel Labrador fueron sus primeros maestros y fue aquí, en Barcelona, donde debutó muy joven acompañando el baile de Flora Albaicín en el Palau de la Música. A partir de ahí, su sonanta ha arropado el arte de Manuela Carrasco, Merche Esmeralda, Sara Baras, Niña Pastori, Rocío Molina, Rafaela Carrasco, Javier Barón ó Joaquín Grilo,  entre otros. En 1993 actúa en Japón con la compañía de la bailaora Belén Maya, con quien también participa en la Bienal de Flamenco de Sevilla en un espectáculo homenaje a Antonio en 1994.


Su ecléctica formación le ha llevado a participar en numerosos proyectos y a cultivar disciplinas musicales que van del Flamenco a la Música antigua, el Jazz, la Música Clásica y la Contemporánea. El contacto con todos esos lenguajes, y el poso que los mismos han dejado en su personalidad, se traducen en un sonido distinto y extraordinariamente personal. Porque como él mismo dice <se puede ser libre sin perder nada, sin dejar de ser flamenco, porque el ser flamenco es la persona, y no lo que se haga>.



Su primer disco “Son de ayer” (2008), mereció el reconocimiento de la crítica y del público llegando a recibir el premio al mejor disco de guitarra flamenca de la revista deflamenco. Como compositor ha creado la música para espectáculos de figuras como Merche Esmeralda “Bodas de Sangre” y “Romancero Gitano” presentada en el Teatro Español de Madrid. Contribuye a la música de Más “Allá del Tiempo” y “Asimetrías” de Andrés Marín y “Abrazo”, presentada en Los Ángeles. En el 2000 comenzó a componer para el grupo “Ensemble Hispánico Numen”, con el cual publica “Flamenco Crossover” disco en el que encontramos música flamenca, clásica y contemporánea. A lo largo de su carrera ha recorrido las más prestigiosas salas de conciertos en países como Alemania, Australia, Brunéi, Cabo Verde, Camerún, Costa de Marfil, China, EE.UU, Egipto, Escocia, Filipinas, Guinea Ecuatorial, Honduras, Hong Kong. -Kong, Indonesia, Israel, Jordania, Líbano, Macao, Namibia, Portugal, Reino Unido, Singapur y Siria cosechando importantes reseñas en periódicos tan prestigiosos como el New York Times (Estados Unidos) ó Le Figaro (Francia), Cebú Daily News (Filipinas) o Correo de Sevilla( España).


Todo este bagaje cultural no le ha alejado nunca de su origen puesto que el flamenco ha sido siempre algo natural en su vida desde que nació a la música <En mi casa todos cantaban y bailaban>. Sin embargo, esa mirada abierta <Suelo escuchar de todo pero sobre todo música clásica, cuartetos de cámara y música negra> se corresponde con la actitud vital de un músico que no se siente aferrado a una etiqueta y que vive la música como una experiencia cuyo objetivo último es la búsqueda de la belleza desde la libertad expresiva y la sinceridad.

EL DORADO Sociedad Flamenca Barcelonesa


viernes, 21 de diciembre de 2018

Una programación de cine para empezar el año nuevo. (Enero / Marzo de 2019)

Ya tenemos la postal con la programación del próximo trimestre (Enero / Marzo 2019).
En Enero nos vamos al cine de la mano de EL DORADO Sociedad Flamenca Barcelonesa 
y la Filmoteca de Catalunya.



domingo, 9 de diciembre de 2018

La búsqueda de la esencialidad en el baile de Andrés Marín


Desnudo nací y desnudo me hallo, ni pierdo ni gano. No es casualidad que el último espectáculo de Andrés Marín se titule Don Quijote. Su baile nos remite a lo esencial. Sobrio, austero y minimalista, el bailaor sevillano, que conoce muy bien el paño, expresa desde su hondura flamenca y desde su compromiso con la libertad un arte que está muy lejos del flamenco tradicional, de la cueva y del tablao.

Andrés Marín (baile)

Segundo Falcón (cante)
Salvador Gutierrez (guitarra)
Daniel Suarez  (percusión)


Jueves 13 de diciembre de 2018 a las 20:00 Hs. Entrada 12 Euros (socios gratis)


Sala Sandaru
Calle Buenaventura Muñoz, 21 de Barcelona

Concierto organizado por 
El Dorado Sociedad Flamenca Barcelonesa

Andrés Marín (Sevilla 1969) hijo del bailaor Andrés Marín y de la cantaora Isabel Vargas, el bailarín y coreógrafo ha ido siempre por libre. “Yo no he buscado nunca una zona de confort sino que he preferido encarar la realidad desde una línea performativa, donde el flamenco es solamente el vehículo que permite contar al hombre de hoy”. De formación autodidacta, el sevillano empezó a bailar flamenco en la escuela de su padre, formando en 2002 su propia compañía y convirtiéndose desde entonces en uno de los principales renovadores del género. Inquieto e inconformista, ha colaborado a lo largo de su carrera con artistas como Blanca Li (Poeta en Nueva York) o Llorenç Barber (El cielo de tu boca) entre otros. Sus espectáculos han recalado en escenarios tan importantes como la Opera de Latvia, el Sadler´s Wells de Londres, la Ópera de Lille, el Festival Flamenco de Los Ángeles, el Festival de Flamenco de Nimes, el Festival de Jerez o la Bienal de Sevilla donde fue premiado con dos Giraldillos por su espectáculo “La Pasión según se mire”. Con su último espectáculo “Don Quixote”, estrenado en 2017 en la tercera Bienal de Arte Flamenco del Teatre Chaillot de París, teatro del cual ha sido artista residente, el sevillano se ha sumergido en un lenguaje que hermana definitivamente su herencia flamenca con la danza contemporánea.


Segúndo Falcón (1970) nació en El Viso del Alcor (Sevilla) en el seno de una familia cantaora: los Janega. Descubierto por Antonio Mairena, comenzó a cantar a los 8 años y es a día de hoy uno de los cantaores más completos. Su enciclopédico conocimiento de los estilos le ha llevado a trabajar con las más ilustres figuras del género.

Salvador Gutierrez (Écija, Sevilla en 1970). Guitarrista que empezó muy niño de forma autodidacta para recibir posteriormente clases de Manuel de Palma. Ha trabajado con bailaores como Eva la Yerbabuena, María Pagés o Mario Maya y ha grabado con Carmen LinaresEsperanza Fernández, José Valencia o Rosario la Tremendita con la que inauguró El Dorado SFB hace ya más de diez años.

Daniel Suarez (Badajoz 1984). Percusionista y baterista empezó su carrera profesional con 14 años colaborando desde entonces con un amplio elenco de artistas de los mas variados estilos y especialidades. En el ámbito del flamenco ha participado en infinidad de proyectos junto a artistas como Rafaela Carrasco, Carmen Cortés, Isabel Bayón, Guadiana, El Londro, Aurora Losada, Encarna Anillo, Antonio Rey, Rosario la Tremendita, Juan Requena o Jesús del Rosario entre otros.

EL DORADO Sociedad Flamenca Barcelonesa

viernes, 30 de noviembre de 2018

Sonidos Negros: Sobre la negritud en el Flamenco

El flamenco es entre otras muchas cosas un universo inagotable de relatos, de teorías, de estudios, de investigaciones y de fascinantes averiguaciones. Este lunes no vamos a disfrutar de este arte en su versión escénica; este lunes vamos a disfrutar de la palabra escrita y de la palabra hablada, sumergiéndonos en un tema sugestivo como pocos: la negritud en el Flamenco.

Presentación del libro SONIDOS NEGROS de K. Meira Goldberg
Coloquio con K. Meira Goldberg, Silvia Martínez García y Bernat Jiménez de Cisneros
Lunes 3 de diciembre de 2018 a las 20:00 Hs. Entrada libre
Sala Sandaru. Calle Buenaventura Muñoz, 21. Barcelona. 08018.


La bailaora e investigadora norteamericana K. Meira Goldberg nos presentará su libro Sonidos Negros: On the Blackness of Flamenco, un trabajo riguroso que ofrece una perspectiva nueva en torno a la negritud en el flamenco, tema que han abordado con anterioridad investigadores como Kiko Mora, el profesor de Historia Moderna Eloy MartinCorrales o el escritor Antonio J. Pradel. Según la autora:

Sonidos Negros: On the Blackness of Flamenco no trata de riquezas culturales, como pueden ser por ejemplo elementos rítmicos o ciertas ideas dancísticas que heredamos de nuestros ancestros del África sub-sahariana, sino del dogma de limpieza de sangre que estipulaba que todo no cristiano sería susceptible de ir al infierno o, en este mundo, al exilio, a la expurgación, a la esclavitud, dogma exportado por los conquistadores españoles y transpuesto como sistema gubernamental al Nuevo Mundo… De aquí surgen las ideas fundamentales de lo que hoy concebimos como raza. En la portada del libro aparece una mujer no negra, pero pintada de negro, desnuda como una "primitiva", pero con la peineta tan enorme que resulta grotesca. ¿Por qué no la aplasta con su peso? ¿Cómo se sostiene semejante peineta en el cuello de una persona tan delgada? ¿Qué significa esta yuxtaposición entre lo negro "primitivo" –fingido– y la peineta, símbolo de la cultura española, católica, pero con estos arabescos tan detallados y bonitos?


K. Meira Goldberg se formó como bailaora en tablaos madrileños de los 80 como Los Canasteros o El Arco de Cuchilleros, teniendo el privilegio de aprender junto a maestros como Antonio Canales o Manolo Soler entre muchos otros. Volviendo a USA, bailó en diversas compañías estadounidenses y emprendió estudios de MFA y doctorado en danza en la Temple University, bajo la tutela de Brenda Dixon Gottschild, la teórica más destacada de la negritud en la danza.


La presentación incluirá un coloquio en el que participará Meira Goldberg junto a Silvia Martínez García, etnomusicóloga y profesora de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y Bernat Jiménez de Cisneros, profesor e investigador, autor del audiolibro de análisis musical del flamenco «Ritmo y compás», que se encuentra trabajando actualmente en una tesis doctoral en torno a las palmas flamencas.



EL DORADO 
Sociedad Flamenca Barcelonesa

domingo, 25 de noviembre de 2018

Mujeres mutantes - Coloquio con Belén Maya y Silvia Cruz Lapeña


Seguimos reflexionando en relación a la figura de la mujer en el flamenco. Si la semana pasada eran cuatro las artistas que nos invitaban a pensar con ellas en torno a la feminidad, esta semana son dos mujeres las que charlarán sobre las expectativas y los juicios que se han proyectado y se proyectan sobre las bailaoras, y sobre lo que significa para muchas de ellas escapar del estereotipo y buscar su propia identidad mas allá del molde impuesto. 

Coloquio con Belén Maya & Silvia Cruz Lapeña
“Mujeres Mutantes”
Jueves 29 de noviembre de 2018 a las 20:00 Hs. Entrada libre
Sala Sandaru. Calle Buenaventura Muñoz, 21. Barcelona. 08018.


Mujeres Mutantes es el título del coloquio que protagonizan Belen Maya y Silvia Cruz. Como ellas mismas explican, desde Carmen Amaya a Fernanda Romero pasando por Milagros Mengíbar o Rocío Molina, las bailaoras han sentido con especial dureza cómo se han disciplinado sus cuerpos, sus movimientos y sus ideas. 

Desde la mirada del crítico a la del espectador común, el análisis de lo que han hecho y hacen las flamencas ha tenido en ocasiones un componente “criminalizador” al que ha contribuido la industria del flamenco, a la que Belén Maya considera “domesticadora” en tanto marca lo que es bello, bueno o verdadero en una mujer que baila.


A todo eso se enfrentan  y contra eso se rebelan muchas de las bailaoras actuales, entre ellas la propia Maya, que habla de “muñecas” para referirse al modo en que a las mujeres se las ha adornado, limitándolas, para cumplir con unas expectativas marcadas por una sociedad patriarcal.

Para tener una visión desde fuera, la charla abarcará el otro lado, el de las mujeres que observan a otras no como compañeras sino como espectadoras y en cierta forma, como jueces. Es la mirada de quien atiende para contárselo a otros, una mirada que no está exenta de prejuicios, de los que muchas periodistas se han tenido que ir desprendiendo porque también en ese oficio marcaron las normas predecesores que eran en su mayoría hombres.


Silvia Cruz Lapeña propone que la aproximación de la periodista o la experta sea siempre crítica, pero no sólo con las artistas observadas, también con los modos de narrar heredados y con el contexto, pues del mismo modo que ninguna expresión artística nace de la nada, tampoco lo hacen los insultos y los halagos


Belén Maya. Bailaora y coreógrafa. Hija de la bailaora Carmen Mora y del bailaor Mario Maya, dos nombres históricos en el flamenco, Belén Maya tiene a sus espaldas una trayectoria artística de excepcional riqueza y diversidad cautivando con sus espectáculos y a lo largo de los años a los públicos más heterogéneos.


Silvia Cruz Lapeña. Periodista freelance y todoterreno, Silvia es sobre todo escritora de su tiempo y de todo aquello que le remueve. La música, y el flamenco en particular, le inspiran y le apasionan. En 2017 publicó Crónica Jonda (Libros del K.O) una road movie flamenca, un viaje por España y por el tiempo.




EL DORADO
Sociedad Flamenca Barcelonesa





Ilustración: Elisa Guerrero

sábado, 17 de noviembre de 2018

LaboratoriA - flamenco project / Una mujer fue la causa


Que el arte es un territorio propicio para experimentar y para expresar el vértigo de la existencia y las aristas de la condición humana es algo que los flamencos sabemos de siempre. A veces sin saberlo y otras muchas olvidándolo. Este jueves, El Dorado SFB presta su escenario a algo más que un espectáculo flamenco.
“Una mujer fue la causa” Concierto – Perfomance de LABORATORIA
Aina Nuñez (baile y voces), Anna Colom (cante)
Cristina López (cante) e Isabelle Laudenbach (guitarra)
Jueves 22 de noviembre de 2018 a las 20:00 Hs. Entrada 12 Euros (socios gratis)
Sala Sandaru. Calle Buenaventura Muñoz, 21. Barcelona. 08018.


LABORATORIA – flamenco project es un lugar de encuentro, un punto en el tiempo y en el espacio donde cuatro mujeres, artistas y flamencas se arrejuntan, se miran, se remiran, se preguntan y nos empujan a la reflexión.


En su afán por explorar las capacidades creativas del flamenco, Laboratoria-flamenco project da vida a una experiencia artística que escapa de las etiquetas habituales del género. De la mano de estas entremetías artistas y utilizando para ello un lenguaje que les es propio, el flamenco, viajaremos a través de un universo donde están presentes las certezas, las zozobras, la memoria y los sueños de tantas mujeres.

Hoy, que a pesar del pábulo y del empecinamiento de los fanatismos, parece que las fronteras se desvanecen, los géneros se difuminan y las identidades se entremezclan, son muchas las mujeres que desde su radical protagonismo se preguntan, celebrándola, por algo tan esencial de su condición como es la feminidad. Y aquí aparece el arte y en el caso de estas cuatro artistas, el flamenco. Una vez más el flamenco es eso, cruce de caminos, mestizaje, refugio del alma, verdad. Y también sendero, puertecita entorná y balcón abierto…para gritar. Intimo y universal.


Aina Nuñez, bailaora y pedagoga que lleva años mostrando y enseñando su saber y sus inquietudes artísticas ante los mas variados y remotos auditorios. Además de su tierra, Rusia, Japón, Marruecos…han sido testigos de su trabajo. Formada entre Barcelona y Andalucía, tuvo maestros tan significativos como Andrés Marín o Eva La Yerbabuena.

Anna Colom. Al amparo de maestros como Ezequiel Benitez o José el de la Tomasa en Sevilla y Chiqui de la Linea y Miriam Vallejo en Barcelona, la cantaora se formó durante años para subirse a los escenarios y emprender una carrera tan rica como sugestiva. 

Cristina López, cantante, cantaora y directora musical con una trayectoria que va desde su formación al lado de artistas como Mayte Martín y Esperanza Fernández hasta su participación en proyectos musicales, de pedagogía y de investigación.

Isabelle Laudenbach, Desde que en 2002 su pasión por el flamenco la trajera a Barcelona, la curiosidad ha llevado a esta guitarrista a colaborar con infinidad de artistas (María Rodés, Gemma Huguet entre otros). Después de recorrer el mundo durante diez años con el grupo Las Migas, se lanzó junto a Isabel Vinardell a lo que desde 2015 y hasta ahora es su proyecto más personal “A solas”, espectáculo y disco producido por ellas mismas con temas propios y versiones.


Video: Jordi Plana
Ilustación: Elisa Guerrero


EL DORADO Sociedad Flamenca Barcelona