domingo, 14 de mayo de 2017

Recital de José Enrique Morente y Juan Habichuela nieto en El Dorado SFB



Juan Habichuela, nieto y José Enrique Morente regresan a El Dorado para ofrecer un recital en homenaje a Juan Carmona, Habichuela.

Recital a cargo de José Enrique Morente, (cante) y Juan Habichuela, nieto (guitarra).
Jueves, 18 de mayo de 2017, 20 h. Entrada 10 €. Socios gratis.
Sala Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA).

Cuando Juan Habichuela, nieto, (Granada, 1989) contaba apenas dieciséis años, Enrique Morento le llevó con él a Nueva York. En efecto, las relaciones vitales y artísticas entre aquel cantaor y su familia, y la de los Habichuela, con los guitarristas Juan y Pepe Habichuela como figuras señeras, abundan en infinidad de encuentros, entre lo entrañable y sobretodo lo creativo.

Juan Habichuela, nieto, y José Enrique Morente (Granada, 1991) casi se criaron en un mismo círculo familiar. La última actuación en un escenario de Juan Habichuela fue en el Festival de Nou Barris de 2007, con el espectáculo "Tres Generaciones de Habichuelas" precisamente cuando Kiki Morente cantó por primera vez "alante" en Barcelona, compartiendo cartel, además de con Juan, con su hijo Juan Carmona, Camborio, Pitingo y Juan Habichuela, nieto.

En 2009, José Enrique Morente y Juan Habichuela, nieto, ofrecieron en El Dorado, Societat Flamenca Barcelonesa uno de sus primeros recitales en solitario. Entonces, junto a su hermana Estrella, el joven Morente solía acompañar a su padre en intensas giras. Mientras, las respectivas carreras de ambos vástagos del flamenco se ha ido afianzando en paralelo, con colaboraciones con otros artistas e importantes reconocimientos.

En 2011, Juan Habichuela Nieto obtuvo el preciado Bordón Minero, primer premio de guitarra en el Festival del Cante de las Minas. En 2014 grabó su primer disco en solitario Mi alma a solas (Universal). Con Enrique Morente, hasta poco antes del fallecimiento de éste, colaboró muy especialmente en el disco Pablo de Málaga (Caimán, 2008) y en espectáculo teatral "El milagro de Fedra" (2009) de Miguel Narros con la colaboración de la bailaora Lola Greco.

Por su parte, José Enrique Morente viene compareciendo en grandes citas tales como el Festival Suma Flamenca o en su momento 30 Nits en Sabadell. En su incipiente dicografía destaca su memorable colaboración en el álbum Los flamencos cantan a Miguel Hernández (Universal, 2013), en el que asimismo partiparon Carmen Linares, Miguel Poveda, Duquende, Arcángel, Pitingo, o Juan Habichuela, Juan Habichuela Nieto, Niño Pura o Chicuelo entre los guitarristas.

A José Enrique Morente le acompaña allí, precisamente, el patriarcal Juan Carmona. Así lo testimonió Juan Vergillos en Diario de Sevilla: " Los jóvenes han elegido para sus versiones estilos menos comprometidos, con la excepción del hijo pequeño de Morente, José Enrique Morente, que interpreta Antes del odio por granaínas con la guitarra enorme y serena, fabulosa, del patriarca Carmona, Juan Habichuela. La falseta tremolada por granaínas de este tocaor, Sacromonte puro, es uno de los patrimonios sublimes de este arte. Y el joven Morente: voz dulce, de leche, íntima, para una melodía clásica, la que firmó Antonio Chacón. Valiente José Enrique."

José Enrique Morente está grabando ahora con Juan Carmona, Camborio, el que será su primer álbum en solitario.


José Enrique Morente y Juan Carmona



Juan Habichuela nieto - Granaína



El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, es una sociedad de aficionados a este arte, que cultiva con la programación de actuaciones de artistas y la organización de sesiones de cariz más teórico (conferencias, proyecciones cinematográficas, audiciones de grabaciones...), al objeto de contribuir al conocimiento y divulgación del mismo, de modo particular en aquellos aspectos más relacionados con la historia de la cultura en Barcelona y en Catalunya en general.

domingo, 30 de abril de 2017

Miércoles 3 de mayo: Inauguración de la Exposición de Ana Palma "Juan Habichuela. Fotografías". Y Jueves 4 de abril: Concierto de Gabriel de la Tomasa y Juan Carmona

Foto: Ana Palma
Una exposición de Ana Palma y un recital a cargo de Gabriel de la Tomasa y Juan Carmona, Camborio, ilustraran esta semana el Ciclo Juan Habichuela que El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa dedica al Maestro granadino.

Inauguración de la Exposicion de Ana Palma "Juan Habichuela. Fotografías".
Miércoles, 3 de mayo de 2017, 20 h. Entrada libre.
Centro Cívico Parc Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA).


Recital de Gabriel de la Tomasa (cante) y Juan Carmona, Camborio (guitarra).
Jueves, 4 de mayo de 2017, 20 h. Entrada 10€, socios gratis.
Sala Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA).

La Muestra fotográfica recogerá, entre otras instantáneas que Ana Palma registró de Juan Habichuela, su participación en el espectáculo Tres Generaciones de Habichuelas en la edición de 2007 del Festival de Nou Barris. La última vez que el guitarrista actuó en un concierto.

Ana Palma, Sabadell, es una fotógrafa de reconocido prestigio en el mundo del flamenco. Colaboradora habitual de la revista digital De Flamenco.com con la que cubre los más importantes festivales flamencos del estado español y otros eventos internacionales. Ha colgado sus trabajos en numerosas exposiciones desde Jerez, Madrid, Barcelona o Nueva York como fue el caso de “Arte & compas” exposición producida por el Instituto Ramón Llull para Flamenco New York en el año 2010.

Juan Carmona Amaya, Camborio (Granada 1960) hijo de Juan Habichuela. Fundó con Sorderita y Ray Heredia, el grupo Ketama, buque insignia de lo que en su día se llamó Nuevo Flamenco. Más tarde se incorporaron al grupo su hermano Antonio y su primo Josemi Carmona. En las dos décadas de existencia, Ketama llegó a grabar 16 discos cosechando grandes éxitos en el panorama musical español hasta su disolución en el año 2004.

Después Juan Carmona reinició su carrera de guitarrista flamenco acompañando el cante a figuras como Carmen Linares, la Susi, Remedios Amaya, Pitingo, y más recientemente a Pedro el Granaíno, y a otros jóvenes como Kiki Morente, Gabriel de la Tomasa o David de la Jacoba …..

Gabriel de la Tomasa, es un joven cantaor sevillano de reconocida estirpe flamenca. Hijo del gran cantaor José de la Tomasa y nieto de Pies Plomo y Tomasa Soto, hija a su vez de Pepe Torres y por tanto sobrina del mítico Manuel Torres. Con estos antecedentes creció y se formó como cantaor Gabriel en el barrio de La Macarena de Sevilla.

Ha trabajado con Miguel El Funi, Esperanza Fernández, Carmen Ledesma, Tony el Pelao, Andrés Peña y José Maya, entre otros con los que ha recorrido importantes escenarios internacionales.

Ahora reside en Madrid y colabora en las compañías de Joaquin Cortés, Juana Amaya o Dorantes.

Pitingo y Juan Carmona - Soleá



Gabriel de la Tomasa y José Luis Montón - Siguiriya

 
El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, tiene por finalidad promover el goce, el conocimiento y la divulgación del Arte Flamenco. Para ello, organiza actuaciones de artistas flamencos, así como conferencias, cursos, audiciones y proyecciones audiovisuales, con particular atención a los aspectos del Arte Flamenco relacionados con la vitalidad creativa y la historia cultural de Barcelona y, en general, Catalunya.

jueves, 27 de abril de 2017

Miércoles 26 de abril: Conferencia de Norberto Torres. Y Jueves 27 de abril: Recital del guitarrista Miguel Ochando


Al año del fallecimiento de Juan Habichuela, El Dorado Societat Flamenca Barcelonesa le dedica un intenso programa de recitales y conferencias.

Lo abren Norberto Torres, historiador de la guitarra flamenca, y el guitarrista Miguel Ochando, y contará con Pepe Habichuela y Jorge Pardo, entre otros.

"Juan Habichuela, la elegancia del toque para acompañar", conferencia a cargo de Norberto Torres.
Miércoles, 26 de abril de 2017, 20 h. Entrada libre.
Sala Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA).

Recital a cargo de Miguel Ochando (guitarra).
Jueves, 27 de abril de 2017, 20 h. Entrada 10€, socios gratis.
Sala Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA).

El guitarrista Juan Carmona, Habichuela (Granada, 1932, Madrid, 2016), sobresale como gran referencia entre las figuras más influyentes y apreciadas en la historia del flamenco. Excelente en el acompañamiento al cante, compartió escenario junto a muchos de las grandes cantaores de su época (Manolo Caracol, Fosforito, Valderrama, Chano Lobato, Carmen Linares, Morente...) y, con marcada personalidad, encabezó la familia flamenca de los Habichuela, junto a sus hermanos Pepe, Luís, Carlos y sus hijos, sobrinos y nietos.

La programación acerca de su legado artístico que le dedica este trimestre El Dorado Societat Flamenca Barcelonesa, se abre con la conferencia "Juan Habichuela, la elegancia del toque para acompañar", a cargo de Norberto Torres. Lo contextualizará en los antecedentes históricos de la guitarra granadina y las peculiaridades y sofisticaciones técnicas de la sonoridad pulcra característica de esta escuela; señales que ya aparecen en el siglo XIX en las interpretaciones de la figura histórica de Francisco Rodríguez, “el Murciano”, y se desarrollaron en el XX en los tránsitos de “lo popular” al “concertismo” que aparecen en las figuras de Angel Barrio o Manuel Cano Tamayo.

Reconocido experto sobre guitarra flamenca, Norberto Torres es, además de guitarrista, filólogo, doctor en Ciencias Sociales. En su extensa bibliografía, destaca su libro "Historia de la Guitarra Flamenca", obra de referencia en el tema, basado en su tesis doctoral " De lo Popular a lo Flamenco: Aspectos Musicológicos y Culturales de la Guitarra flamenca (Siglos XVI-XIX)”. Formó parte, asimismo, del equipo de doce expertos que analizaron la vida y obra de La Niña de Los Peines para la colección que publicó en 2004 la Junta de Andalucía en torno a esta cantaora, aportando el estudio pormenorizado de los guitarristas que le acompañaron.

A día seguido de la conferencia, la programación dedicada a Juan Habichuela proseguirá con un recital a cargo del guitarrista Miguel Ochando (Granada, 1965) quien destaca, después de Pepe Habichuela entre los intérpretes actuales más significativos de la guitarra granadina. En su toque concurre con brillantez y naturalidad las dos modalidades; la del repertorio clásico en versión solista y la propia de acompañamiento al cante. Discípulo directo de Manuel Cano Tamayo, en su música se aprecia la influencia de Juan Habichuela por la admiración reciproca que ambos se tenian.

En este recital, y dada la ocasión, Miguel Ochando evocará creaciones de Juan Habichuela, así como obras propias inspiradas en aquél. En la brillante trayectoria de Miguel Ochando destacan importantes reconocimientos de certámenes tan importantes como el Nacional de Guitarra Flamenca del Festival de Jerez o el Bordón Minero en el del Cante de las Minas de La Unión, y sus celebradas colaboraciones con cantaores como Enrique Morente, Chocolate, Carmen Linares, Estrella Morente o Miguel Poveda. Aunque ha colaborado en numerosas grabaciones, para pesar de los aficionados y seguidores de su música, Ochando solo ha editado un disco en solitario "Memoria” (2007) o como le llamó en su día Juan Vergillos en la reseña que hizo del disco, La Elocuencia del Silencio.

Juan Habichuela - Granaína



Miguel Ochando - Granaína de evocación morentiana


 El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, tiene por finalidad promover el goce, el conocimiento y la divulgación del Arte Flamenco. Para ello, organiza actuaciones de artistas flamencos, así como conferencias, divulgación del Arte Flamenco. Para ello, organiza actuaciones de artistas flamencos, así como conferencias, cursos, audiciones y proyecciones audiovisuales, con particular atención a los aspectos del Arte Flamenco relacionados con la vitalidad creativa y la historia cultural de Barcelona y, en general, Catalunya.

domingo, 9 de abril de 2017

Programación trimestral de El Dorado SFB: ciclo dedicado al guitarrista Juan Habichuela



El niño de la foto es Juan Carmona a la edad de 9 años. Así lo arreglaba su madre Luisa para que fuera a trabajar con su padre. Unas veces recorrían las zambras del camino del monte, otras iban al Hotel Alhambra y cuando no acababan en las tabernas de la zona, Tío José tocaba la guitarra como sabía y Juanito bailaba gracioso subido a una mesa para disfrute de la concurrencia. Luego pasaba el platillo y con las monedas que juntaban y otras que afanaba Tío José en otros menesteres, Tía Luisa iba al mercado al día siguiente. Era el modo de procurarse el sustento diario para ellos tres y cinco hermanos más pequeños que Juan.

Es la foto del niño yuntero que Miguel Hernández había dejado dicho unos pocos años antes en un poema soberbio, pero aquí no había drama en ello, era lo cotidiano, una forma de vivir, no había otra. En la foto al niño se le ve serio, con gesto de mayor quizás porque lo sentía como una obligación, no como un juego. Tampoco fue a la escuela, se hizo flamenco por ósmosis, casi sin saberlo ni pensarlo, como se respira sumergido en su ambiente. De esa manera creció Juan Carmona antes de llamarse Juan Habichuela.

Luego tuvo la suerte, como toda su generación, de vivir en plenitud la revalorización del flamenco como arte popular. A finales de los cincuenta los artistas salieron de los reservados para subirse a los escenarios, el mercado se amplió a niveles hasta entonces desconocidos y así además de los tablaos, con el dinero público florecieron los festivales de verano y con la llegada del vinilo se multiplicó la producción de las casas discográficas. Los tiempos cambiaron, el flamenco se hizo verbo y Juan Habichuela, como otros compañeros, encontró las condiciones necesarias para desarrollar el potencial artístico que atesoraban. Años después,  Ortiz Nuevo los homenajeó con el espectáculo 'Los hijos del hambre', una obra escénica, imaginativa y espléndida que paseó por los pueblos andaluces para guardar memoria de donde habitaba el flamenco, además de Juan estaban en el elenco Beni de Cádiz, Naranjito de Triana, María Soleá, Pedro Peña, Manolo Marín, Luis Pastor y un largo etcétera. 

En ese tiempo, Juan se convirtió en el tocaor de referencia. La guitarra flamenca, siguiendo la estela de Montoya y Sabicas e impulsada por la potencia abrumadora de Paco de Lucía, con todo merecimiento subió a los altares del concertismo para deleite del público universal. Juan se quedó abajo y desarrolló su carrera como guitarrista de acompañamiento al cante y en ese trance tuvo su esplendor y reconocimiento. Con un oído finísimo, un sentido del ritmo excepcional y esa sabiduría que le permitía adelantarse al cante antes de ser cantado, Juan se convirtió en el tocaor solicitado haciendo cantar bien al menos bueno y al bueno cantar mejor o para decirlo en palabras de Félix Grande: “... Quizás no existe un cantaor flamenco que no cante mejor cuando Juan le acompaña. No solo le da los tonos, incluso se los anticipa, los conduce y los arropa, sino porque lo hace con una sabiduría, un pudor, una exactitud y una honradez tan incesante y trabados que el cantaor va comprendiendo y asumiendo, con la ayuda de Juan, la importancia de servir al flamenco…”

Es decir, Juan Habichuela fijó el modo de tocar para acompañar de su época.

Ahora, partiendo de esa certeza, a poco menos de un año de su muerte, El Dorado Sociedad Flamenca Barcelonesa quiere rendir tributo a su memoria organizando un ciclo de actividades qué abarcará todo el trimestre, de abril a junio con la intención de fijar la mirada en lo que, como artista, ha dejado al patrimonio del flamenco.

No será tarea fácil porque las cosas no siempre son como aparecen y menos en el caso de Juan Habichuela, que todo lo envolvía en una modestia sincera, agradecida y a veces exagerada ya que él no se consideraba un guitarrista virtuoso sino simplemente un servidor del cantaor y así lo manifestaba siempre que tenía ocasión aunque todos sabíamos que la cosa no era así, era algo más que eso, mucho más , como se podía constatar en cada concierto en el que Juan participaba; al acabar la función, cuando el público agradecía a los intérpretes la emoción recibida, aunque Juan se alejaba de los focos huyendo del protagonismo, el aplauso lo perseguía sin remedio.

Pero eso, que es fruto de la emoción del momento, no es suficiente para calibrar la envergadura de su aporte al mundo del flamenco. Es necesario fijarlo con argumentos que provengan del estudio de ese legado, de hacer visible la huella que ha marcado su música en otros intérpretes, ese modo de tocar, como dice Norberto Torres, “ ... rítmico y seguro en el marcaje del compás (que es la clave del flamenco) el oficio que tenía para elegir o componer las falsetas que le corresponden a cada cante y todo ello presidido por la elegancia de un sonido propio, singular y moderno. Un sonido que proviene de la tradición guitarrística de los arpegios de Granada “.

Como ya hicimos en Lo Morente, el Ciclo tratará de que sean sus compañeros de profesión quienes hablen del asunto, unos en formato de conferencia y otros de manera implícita a través de la música que consigan alumbrar en los conciertos. Será pues un trimestre monográfico formado por siete actividades que evocarán su figura.

(Ver programación en Agenda Abril-Junio 2017 en el recuadro superior del panel izquierdo)


Juan Habichuela y Fosforito - Alegrías

lunes, 27 de marzo de 2017

La bailaora Ana Morales presenta 'Una mirada lenta' en El Dorado SFB




En pleno éxito internacional, desbordante de creatividad, la bailaora Ana Morales vuelve a su Barcelona natal, en la Sociedad Flamenca El Dorado 
Formada en el Institut del Teatre y solista del Ballet Flamenco de Andalucía, al que se incorporó con 16 años en 1998, admira ahora con su espectáculo "Una mirada lenta"

Recital a cargo de Ana Morales (baile), Miguel Ortega (cante) y Rafael Rodríguez (guitarra).
Jueves, 30 de marzo de 2017, 20 h. Entrada 10€. Socios gratis. 
Sala Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA). 

Aún suenan los aplausos que Ana Morales (Barcelona, 1982) ha cosechado hace apenas unos días en el Teatro Central de Sevilla con su nuevo espectáculo propio, "Una mirada lenta". «Una bailaora dramática, pulcra. Un espectáculo preciso, denso. Elogio de la lentitud y el exceso», concluye Juan Vergillos en la crítica que le ha dedicado en Diario de Sevilla, elogiosa como todas las que una vez más ha recibido en la totalidad de la prensa sevillana y en otros periódicos andaluces o nacionales. 

Ahora, en este recital para El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, Ana Morales cuenta con el cantaor Miguel Ortega (Los Palacios, Sevilla. 1975) y el guitarrista también sevillano Rafael Rodríguez, Cabeza, ambos presentes en el reparto de "Una mirada lenta" y, asimismo, muy apreciados como solistas y, en especial, por su solvencia en el acompañamiento al baile. Sin embargo, aunque incorpore materiales de su nuevo espectáculo, el formato del recital permitirá a Ana Morales una mayor libertad y proximidad con el público, tanto más entrañable al ser el de su Barcelona natal. 

"Una mirada lenta" se estrenó en el Festival Flamenco de Tampere (Finlandia) y fue presentado el pasado septiembre en la Bienal Flamenca de Sevilla. El éxito, del que dan razón estas últimas funciones en el Teatro Central, sigue al de sus anteriores creaciones personales, "Bagatelas" y "Los pasos perdidos", con el que en 2016 triunfó en el Festival de Jerez, el Festival Flamenco de Estados Unidos y, entre otros grandes escenarios, llegó al del prestigioso Sadler's Wells de Londres. 

Con apenas 16 años, tras iniciar sus estudios de Baile Flamenco en el Conservatori Superior de Dansa-Institut del Teatre, Ana Morales fue becada por el Ballet Flamenco de Andalucía, al que se incorporó de inmediato y donde, bajo el magisterio de su directora, Rafaela Carrasco, ascendió hasta la categoría de solista y coincidió con otras figuras del flamenco, entre otras las cantaoras Esperanza Fernández o Estrella Morente, o el guitarrista Miguel Ángel Cortes. Entre sus mayores éxitos con esta compañía destaca el del espectáculo "Tierra-Lorca" (2012). Ha conseguido premios relevantes, como el que recibió por Malagueñas en el Concurso Nacional de Baile Flamenco de La Perla de Cádiz y el Premio Desplante en la XLIX Edición del Festival Internacional de Cante de las Minas de la Unión. 

Al frente de sus propios espectáculos, Ana Morales despliega tanto su madurez bailaora, desde la cual encuentra contactos con el ballet clásico español y la danza contemporánea y desarrolla un sentido personal del flamenco que la lleva a recrear estilos clásicos, poco frecuente sin embargo. «Con la soleá en el centro y el taranto en un flanco: Chacón por malagueñas, Chacón por cartageneras, tarantos. El martinete empieza con un paso a dos prodigioso. La seguiriya es solar, deliciosa», testimonia Juan Vergillos Y allí, también, el toque de Rafael Rodríguez Cabeza, muy asiduo a El Dorado, asimismo. «Es sorprendente que nos siga sorprendiendo», dice de Juan Vergillos del guitarrista, en esta nueva ocasión.

Ana Morales y Antonio Rey - Guajira

Rafael Rodríguez - Zambra


Miguel Ortega - Siguiriya

El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, tiene por finalidad promover el goce, el conocimiento y la divulgación del Arte Flamenco. Para ello, organiza actuaciones de artistas flamencos, así como conferencias, cursos, audiciones y proyecciones audiovisuales, con particular atención a los aspectos del Arte Flamenco relacionados con la vitalidad creativa y la historia cultural de Barcelona y, en general, Catalunya.

martes, 14 de marzo de 2017

Mariola Membrives vuelve a El Dorado SFB con su 'Omega 20.16'



Mariola Membrives vuelve a El Dorado con Omega 20.16, la revisión en clave de Jazz de la emblemática obra de Enrique Morente. 
Un año después, con una formación nueva, tras los éxitos obtenidos en diversos escenarios españoles, el proyecto vuelve al sitio que le vio nacer. 

"Omega, 20.16", con Mariola Membrives (voz), Guillermo McGuill (batería) Raynald Colom (trompeta), Giulia Valle (contrabajo), y Oliver Haldon (guitarra). 
Jueves, 16 de marzo de 2017, 20 h. Entrada 10€, socios gratis. 
Sala Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA). 

A Mariola Membrives, cantaora afincada en Barcelona, El Dorado Sociedad Flamenca Barcelonesa le planteó hace un año el reto de reinterpretar el trascendental álbum Omega, de Enrique Morente y Lagartija Nick. Mariola se presentó con músicos de jazz y de flamenco y la propuesta que allí nació fue estrenada dentro de la programación que, bajo el título genérico "Lo Morente", esta entidad dedicó al cantaor granaíno. 

El resultado fue más que estimulante, y el éxito creciente. Tras El Dorado, salas tan emblemáticas como Jamboree en Barcelona, La Térmica en Málaga o el Teatro Góngora en Córdoba, requirieron y presentaron aquel Omega 20.16, en el cual acompañaron a Mariola Membrives, en su intensa sensibilidad, la creatividad y las potentes personalidades artísticas del contrabajista Masa Kamaguchi, el batería Marc Miralta y los jóvenes Pol Padros, trompeta, y Pau Vallet, guitarra. De aquel primer impulso, ha surgido un replanteamiento de la propuesta. 

Seleccionada para participar en la prestigiosa programación AIE Jazz en Ruta, de la Asociación de Artistes, Intérpretes y Ejecutantes (AIE) y unos días antes de ser presentada en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid, el proyecto vuelve a El Dorado en su nueva versión. Mariola Membrives ha renovado por completo la formación instrumental de su Omega 20.16, contando para ello con artistas no menos destacados en el jazz y el flamenco que, como ella, viven en Barcelona pero cuentan con una creciente proyección internacional. 

Es el caso del batería uruguayo Guillermo McGuill que ha trabajado con artistas tan importantes como Enrique Morente, Manuela Vargas, Chano Domínguez, Jorge Pardo, Carlos Benavent o Juan Manuel Cañizares o del trompetista Raynald Colom, que en el flamenco ha compartido proyectos con la cantaora sevillana Rosario La Tremendita y, en diversas y respectivas ocasiones, con los sabadellenses Duquende o Blas Córdoba, Kejío. Como ellos, Giulia Valle actúa muy a menudo en América y Europa con otros grandes jazzmen. A destacar, asimismo, la incorporación del joven barcelonés Olivier Haldon, licenciado en guitarra flamenca por la ESMUC y muy activo en los tablaos de esta ciudad, en especial El Cordobés y Tarantos. 

Tras los pasos de Leonard Cohen y Enrique Morente, esta nueva versión de Omega 20.16 contribuirá sin duda a enriquecer la poesía de Federico García Lorca en el repertorio de standards de las músicas populares modernas, con el flamenco y el jazz entre sus géneros más relevantes. 

Mariola Membrives 'Pequeño vals vienés'. El Dorado SFB. 2016


El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, tiene por finalidad promover el goce, el conocimiento y la divulgación del Arte Flamenco. Para ello, organiza actuaciones de artistas flamencos, así como conferencias, cursos, audiciones y proyecciones audiovisuales, con particular atención a los aspectos del Arte Flamenco relacionados con la vitalidad creativa y la historia cultural de Barcelona y, en general, Catalunya.

lunes, 6 de marzo de 2017

"La afición flamenca en la posmodernidad", coloquio dirigido por Montse Madridejos en El Dorado SFB




Jóvenes creadores debaten en el El Dorado sobre la vitalidad flamenca en Barcelona a debate, con la posmodernidad como referencia. 

"La afición flamenca en la posmodernidad", coloquio dirigido por Montse Madridejos, (historiadora del flamenco), en el que participan Pere Martínez (cantaor), Isabelle Laundenbach y Virginia Gómez (guitarristas) y Beatriz del Pozo (pianista y bailaora). 
Jueves, 9 de marzo de 2016, 20 h. Entrada libre. 
Sala Sandaru (Buenaventura Muñoz, 21. 08018 BARCELONA). 

Pregunta concreta: “En la Barcelona actual, ¿cómo surge y se forma el gusto por el flamenco?” De esta cuestión parte el coloquio que, con el título "La afición flamenca en la postmodernidad", la historiadora del flamenco Montse Madridejos (Barcelona, 1972), presentará y moderará en El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, junto a otros artistas profesionales o aficionados, cuyas edades se citan en torno a los treinta años. Departirán, contrastando inquietudes y experiencias, el cantaor Pere Martínez, las guitarristas Isabelle Laundenbach y Virginia Gómez, y Beatriz del Pozo. 

Beatriz del Pozo, titulada como pianista en el Conservatorio Superior de Barcelona, la Escuela Superior de Música de Viena y la Academia Marshall, imparte actualmente en este centro el máster de Música Española. Profesora, asimismo, de baile flamenco, con más de veinte años de experiencia docente, asesora el primer documental dedicado a la bailaora catalana Antonia Santiago, la Chana. 

Isabelle Laudenbach, guitarrista y compositora, es licenciada en guitarra flamenca por la ESMUC. Nacida en Francia. Durante 10 años fue miembro del grupo Las Migas, conocido por su aproximación al flamenco en un formato de 2 guitarras (Isabelle y Marta Robles), voz (Silvia Pérez Cruz) y violín (Lisa Bause). Actualmente actúa en formato dúo junto a Isabel Vinardell y acaban de sacar su primer álbum titulado A solas. Imparte docencia de guitarra y combo flamenco en el Conservatorio Superior de Música de Barcelona. 

Pere Martínez, se ha formado como cantaor en el Taller de Músics. Ha actuado en el festival Ciutat Flamenco de 2014. Actualmente participa en el proyecto “Aurora” con música de Manuel de Falla, en Bodas de Sangre de Federico García Lorca con música de Enric Palomar y con el Esbart de Dansa de su ciudad natal, Sant Cugat. Actúa con diferentes artistas de la escena flamenca barcelonesa como los bailaores José Manuel Álvarez, Violeta Barrio o Aina Núñez. Ha versionado poemas de Juan Gelman para el Festival de Jazz de Barcelona. 

Virginia Gómez es guitarrista titulada por el Conservatorio del Liceo (clásica y hasta séptimo curso de guitarra flamenca). Licenciada en historia y ciencias de la música por la UAB, docente de música en educación secundaria. Durante más de 10 años ha formado parte del dúo Berimbau junto a la violinista Anna Enfedaque. Es socia fundadora y miembro activo del Dorado, en producción y difusión. 

Montse Madridejos, historiadora especializada en flamenco, ha publicado su tesis doctoral sobre el flamenco en la Barcelona de la Exposición Internacional (1929-1930) y una biografía en imágenes de la bailaora Carmen Amaya junto a David Pérez Merinero. Tiene estudios de guitarra flamenca por el Conservatorio del Liceo. Ha participado en diversas sesiones del Dorado como conferenciante. 

”La posmodernidad no busca especialmente ni el momento artístico, ni la emoción (característica de la modernidad), ni tampoco la esencia del arte, según como se suelen explicar las vanguardias”, dice Montse Madridejos, “ si no que se sitúa fuera del camino, negándolo. La posmodernidad no tiene el peso de estar transformando moralmente a la humanidad, se deja llevar. Me gusta la idea propuesta por el filósofo italiano Gianni Vattimo al llamar a la posmodernidad una época de reconciliación con lo que existe. Un pensamiento de proximidad. Creo que en este contexto los que compartimos la mesa coloquio nos sentimos cómodamente posmodernos”.

El Dorado, Sociedad Flamenca Barcelonesa, tiene por finalidad promover el goce, el conocimiento y la divulgación del Arte Flamenco. Para ello, organiza actuaciones de artistas flamencos, así como conferencias, cursos, audiciones y proyecciones audiovisuales, con particular atención a los aspectos del Arte Flamenco relacionados con la vitalidad creativa y la historia cultural de Barcelona y, en general, Catalunya.